Guía a la realidad para principiantes (reseña)

Siempre me he sentido atraído por la filosofía y, en particular, por la filosofía de la ciencia (incluso me viene a la memoria mi matrícula de honor en filosofía durante mi último curso en el colegio antes de ir a la universidad). Pero cada vez que me decidía a leer algún texto sobre el tema enseguida me rendía. A las pocas páginas aquello se convertía en una exposición de ideas, tantas diferentes como autores se les atribuían. Y en la mayor parte de los casos contradictorias u opuestas entre sí. Total, que me quedaba con la molesta sensación de no haber aprendido nada. Abandoné, pues, durante muchos años.

Sin embargo, ahora que me he hecho mayor, he decidido volver a retomar mi vieja afición y tengo que decir que la experiencia no me ha resultado del todo desagradable. Quizá esto se deba en parte al libro por el que he optado: Guía a la realidad para principiantes, editado por Biblioteca Buridán y cuyo autor es el químico Jim Baggott.

El tema del libro no es muy original, al fin y al cabo uno de los problemas más clásicos de la filosofía ha sido siempre desentrañar la existencia o no de la realidad. Y de esto es precisamente de lo que trata el libro de Baggott, de la realidad. Dicho así no parece que estemos ante una obra demasiado apetecible, ¿verdad? Pues no es así.

En efecto, Baggott, cuya trayectoria profesional no se limita al campo de la filosofía, ni mucho menos, sino que asimismo cuenta en su haber con unos cuantos libros de divulgación científica, hace que su Guía a la realidad para principiantes sea amena y agradable, con un vocabulario sencillo y al alcance de los primerizos en una materia como la filosofía. Más que una obra de filosofía se trata de divulgación de la filosofía.

El libro está claramente dividido en tres partes diferenciadas y, sin embargo, inteligentemente hilvanadas, haciéndose el paso de una a otra de forma lógica y natural, sin saltos al vacío que dejen al lector desconcertado ante el juego de prestidigitación que Baggott ejecuta con maestría. Las preguntas que plantea el autor son aparentemente sencillas: qué es, qué significa y cómo ha sido interpretada la realidad a lo largo del tiempo. ¿Es real el mundo que experimentamos con nuestros sentidos? ¿O tan solo se trata de un más o menos elaborado constructo de nuestra mente que no tiene existencia independiente más allá de ella? ¿Qué podemos decir acerca del espacio, el tiempo o de las partículas elementales, entidades que podemos detectar pero no ver?

Preguntas sencillas con respuestas nada sencillas que han traído de cabeza desde hace siglos y siguen trayendo a los más notables filósofos de la historia y actuales (Heráclito, Parménides, Platón, Aristóteles, Hume, Kant, Searle, Berkeley, entre otros) y cuyas ideas y teorías van desfilando por las páginas del libro de Baggott. Sin embargo, lo que hace que la lectura no se haga tediosa o árida sino todo lo contrario es la constante referencia a películas de ciencia ficción (Matrix, Memento, El show de Truman, Minority Report, Blade Runner, Desafío total, Días extraños, Paycheck, Clockstoppers, etc.) que ayudan enormemente a exponer y digerir conceptos que hubiesen resultado abstrusos de otra manera.

La tercera y última parte del libro se centra mucho más en la ciencia actual, en concreto en lo que la física cuántica tiene que decirnos acerca del problema de la realidad: desde la dualidad onda-partícula de De Broglie hasta el multiverso y las teorías de cuerdas en 10 dimensiones, pasando por el experimento de la doble rendija, el entrelazamiento cuántico, la interpretación de Copenhague, la paradoja EPR, o los teoremas de Bell.

¿Y todo para qué? Bueno, eso tendrás que decidirlo tú, querido lector, o seguir esperando mejor ocasión. Sea como fuere y decidas lo que decidas, la Guía a la realidad para principiantes constituye un más que adecuado punto de partida para todo aquél que alguna vez se haya cuestionado acerca de la realidad de lo que percibe y experimenta, ya sea a través de los sentidos o de la razón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada